Reflexiones sobre la altura de las páginas web y el uso de la barra de scroll.

Una de las preocupaciones más comunes del cliente en el desarrollo de una web es la altura.

Tenemos una idea preconcebida acerca de cómo se comporta el usuario con la disposición vertical de los contenidos, y solemos comprimir estos contenidos en la menor altura posible.

Esta práctica negativa se basa en la idea erronea de suponer que al usuario no le gusta utilizar el scroll o barra de desplazamiento vertical, y que sólo visualizará o prestará mas atención a lo que aparece en pantalla inicialmente.

Importantes consultoras de usabilidad han abordado este problema a fondo (CXPartners, Clicktale), realizando estudios exhaustivos sobre cómo se comportan los usuarios ante este dilema

Veamos en detalle datos de estos estudios para clarificar conceptos:

“Evidencias del test de usuarios”

En CX Partners realizan un test “eye-tracking” mediante cámaras situadas en los ojos de los usuarios. Este test proporciona información relevante sobre hacia donde dirigen los usuarios la vista. En este caso concreto, el test revela que el scroll es una señal para indicar al usuario la longitud de la web, y que el usuario ya tiene previsto de antemano realizar el desplazamiento.

“Menos contenido encima del scroll fomenta la búsqueda de contenido por debajo”

En la siguiente imagen vemos el resultado de un estudio de “eye-tracking”, que demuestra que distribuir el contenido a lo largo de toda la web anima al usuario a desplazarse para visualizarlo.

“Estadísticas globales”

En Clicktale realizaron un test extensivo sobre mas de 120.000 páginas, y los resultados son esclarecedores:

  • El 91% de las páginas analizadas contiene barra de desplazamiento vertical.
  • En el 76% de las webs con scroll el usuario se desplazó hacia más contenido.
  • En el 22% de estas webs el usuario se desplazó hasta el pié de la página.

“Conclusiones”

En definitiva, todos estos datos nos revelan que el uso del scroll es un comportamiento habitual para el usuario, que no produce ningún efecto negativo en su experiencia de navegación, y que no limita la visualización de contenido relevante por debajo de la parte visible.

A pesar de que el contenido de mayor interés sea interesante colocarlo en primer lugar, no debemos supeditar la disposición del resto de contenidos a este espacio limitado.

Es recomendable expandir este contenido a lo largo de la web, para facilitar al usuario la lectura y comprensión, y no pretender comprimirlo en un espacio muy reducido.

Compártelo:







Deja una respuesta